Pasqual Maragall y Paco Ibáñez cantan a Brassens en el Jamboree

30 September 2013 per masimas a Notícies Pasqual Maragall y Paco Ibáñez cantan a Brassens en el Jamboree

El artista y el político interpretaron juntos 'Le parapluie'

Se anunció como un concierto diferente y realmente lo fue por muchas y buenas razones. Paco Ibáñez actuaba ayer por primera vez en un club de jazz, el histórico Jamboree, y lo hacía rodeado de excelentes jazzmen que, además, no estaban allí como simples floreros sino que pusieron toda la carne en el asador convirtiendo algunas canciones suficientemente conocidas en algo totalmente nuevo. 
La voz de Ibáñez se creció en ese entorno y el público que abarrotaba el entrañable sótano de la plaza Reial volvió a emocionarse y a vibrar como en pocas ocasiones.
El ambiente que podía cortarse con un cuchillo alcanzó su máxima intensidad cuando un animoso Pasqual Maragall subió al escenario para compartir con Paco Ibáñez una canción de su admirado George Brassens. Juntos, el expresidente Maragall sentado e Ibáñez guitarra en mano de pie a su lado, convirtieron el viejo Le parapluie en un acontecimiento de cercanía y ternura que el público puesto en pie estuvo jaleando durante bastante rato. Tras unas palabras grabadas de José Agustín Goytisolo, Brassens había servido también para abrir la velada con el saxo de Gorka Benítez. el contrabajo de Horacio Fumero y la guitarra de Martín Más jugando alrededor de Ibáñez que después fue recuperando muchos de sus queridos poetas. Unas veces a solas con su guitarra, otras acompañado por los tres jazzmen a los que se unieron los efectos sonoros de Pep Pascual en un Lorca para el recuerdo.
Una experiencia intensa y atractiva que debería repetirse más a menudo y que concluyó, no podía ser de otra manera, con las ya eternas Palabras para Júlia con el añadido guitarrístico del gran Javier Más, padre de Mario y desde hace cinco años de gira permanente con Leonard Cohen y que está pasando unos días de vacaciones en familia, la suya y la que ayer se reunió en Jamboree.
Miquel Jurado
EL PAÍS, 28 setembre del 2013.