Qué está sucediendo en el panorama internacional de los festivales de música electrónica?

30 January 2014 per masimas a Notícies Qué está sucediendo en el panorama internacional de los festivales de música electrónica?

Un análisis de los movimientos estratégicos que se están produciendo tras la entrada del EDM en el mainstream y la irrupción en el sector de nuevos actores – con una altísima capacidad de inversión – que están tratando de definir las claves de un nuevo terreno de juego global, en el que será necesario competir.

Después de unos cuantos meses desconectado de #CulturaOptimista, estos días se publicaron dos noticias que, de alguna manera, me han inspirado a escribir un nuevo post: la presentación en Sundance de “Under the Electric Sky”, un documental rodado en 3D sobre la pasada edición del mega-festival Electric Daisy Carnival de Las Vegas;  y el desarrollo de una nueva serie de HBO sobre el movimiento EDM, con guión de Irvin Welsh (Trainspotting, Filth) y para la que acaban de contratar como consultor al Dj Calvin Harris. Estas dos noticias, que podrían parecer anecdóticas, posiblemente no se habrían generado de no haberse producido un crecimiento sin precedentes – especialmente acelerado en 2013 – en el mercado global de la música electrónica de baile (EDM) y específicamente en el sector de los grandes festivales.
El EDM ha entrado en el mainstream como no lo había hecho hasta ahora. Entre 2007 y 2012, según la revista Pollstar, la asistencia total a los 5 festivales de EDM más grandes del los EE.UU. creció un 41% cada año, mientras que el crecimiento anual en el sector de los conciertos en directo fue de solo un 2%. En 2012, la proyección del International Music Summit Report para el mercado global directamente asociado con el EDM fue de $4.500 millones aproximadamente. Y ese mismo año, la National Academy of Recording Arts and Sciences añade Dance/Electronic como una nueva categoría de los Grammy Awards.
Esta explosión del EDM en un mercado tan influyente como EE.UU. está teniendo efectos a nivel global y contribuyendo a la aparición y desarrollo de nuevos mercados, ávidos por consumir experiencias extraordinarias ligadas a la música electrónica de baile. Y, por supuesto, los gigantes de la música no iban a dejar escapar esta oportunidad; cuando analizo los movimientos que están realizando ahora, no puedo evitar sentir un cierto déjà vu, puesto que tiene muchas similitudes con lo que sucedió en el mercado de la música en directo a finales de los 90s. Aunque parece inconcebible, los actores protagonistas son los mismos:
Robert F.X. Sillerman – SFX ENTERTAINMENT 
En los 90s, Robert F.X. Sillerman (un magnate de los medios en EE.UU.), se dedicó a adquirir compañías promotoras americanas y europeas, creando un gran conglomerado que terminaría vendiendo a Clear Channel Communications en el año 2000 (por $4.400 millones). Cinco años más tarde nacía Live Nation como una spin-off de aquella.
Y doce años después de vender su imperio, Robert F.X. Sillerman regresaba en 2012 con SFX Entertainment, una compañía de entretenimiento dedicada a la producción de eventos en vivo y enfocada exclusivamente al EMC_Electronic Music Culture, que ellos definen como “un movimiento generacional global, pilotado por una comunidad que muestra un rápido crecimiento, con ávidos seguidores entre la generación del milenio” (jóvenes nacidos entre 1983 y 2000).
A lo largo de 2013, SFX Entertainment realizó importantes operaciones a un ritmo frenético:
Enero: adquiere un 80% del accionariado de MMG Nightlife, empresa ligadas a la vida nocturna de South Florida (cerca de $17 millones).
Febrero: confirma la compra de Beatport, la mayor tienda online de música especializada en Djs (más de $58 millones).
Marzo: adquiere un 75% de ID&T, empresa belga responsable de varios festivales entre los que destacan el Tomorrowland (se celebra en Bélgica desde 2005 y en 2014 se expande a 2 fines de semana consecutivos) y el Tomorrowworld (celebrado por primera vez en 2013, en Atlanta).
Julio: compra DDP, Disco Donnie Presents, promotora de eventos y festivales de música electrónica ($9 millones).
Octubre: confirma la adquisición del 25% restante de ID&T (con lo que el total de la operación se aproxima a los $100 millones) y la compra de la compañía australiana Totem Onelove Group, promotora del festival Stereosonic, que itinera por 5 ciudades del país ($82,5 millones).
Noviembre: compra de Made Event ($25 millones), promotora del festival Electric Zoo, que se celebra desde 2009 en Nueva York y que, en 2014, en asociación con los promotores mexicanos Alive Entertainment, lo hará por primera vez en México DF; también adquiere un del 60% de iMOTION, promotora alemana de música electrónica ($21 millones) ; y hace público un “option agreement” sobre el 50% la compañía brasileña promotora del Rock in Rio.
Desde el inicio de su actividad en 2012, SFX Entertainment anunció su intención de invertir más de $1.000 millones en la adquisición de compañías vinculadas al EDM, y en octubre de 2013 la compañía salía a bolsa, así que todo indica que esto solo acaba de comenzar…
LIVE NATION ENTERTAINMENT
Por su parte, Live Nation (que ya produce 65 festivales cada año), quizás preocupado por la entrada en escena de este nuevo competidor, realizó en 2012 interesantes movimientos, abriéndose a nuevos mercados y entrando de lleno en el sector del EDM:
Febrero: confirma la creación de Live Nation Japan, gracias a una joint venture con Creativeman Productions, promotora de varios festivales, entre los que destaca el Summersonic, que se celebra desde 2000 en Osaka y Chiba (cerca de Tokio).
Mayo: comunica la compra del 100% de la promotora británica Cream Holdings Ltd., poseedora de los derechos exclusivos y explotación de la marca Creamfields. Aunque no atraviesa su mejor momento, es el primer festival electrónico que comenzó a licenciar su marca a decenas de promotores por todo el planeta. En 2012, además de su evento en UK, celebraba su última edición en Andalucía y visitaba Abu Dhabi (desde 2009) y Brasil (en Florianópolis, desde 2011). En 2013 retomó además sus ediciones en Argentina y Perú, y se estrenó en Líbano.
Junio: compra del 100% de Hard Events, una compañía de Los Ángeles especializada en EDM en vivo.
En 2013, dando continuidad a esta estrategia, además de entrar en el accionariado del V Festival (Reino Unido) y comprar el 100% del Voodoo Experience (EE.UU.), también cerró un “creative partnership” con Insomniac Events, que será clave en la futura expansión de su cartera de festivales y especialmente se su buque insignia, el emblemático (y delirante) Electric Daisy Carnival:
El EDC nació en Los Ángeles en 1997. En 2008 se expandió a Colorado (hasta 2010), en 2009 a Puerto Rico (donde sigue celebrándose) y en 2010 a Texas (hasta 2011). Además, en 2011, la sede principal del Festival se traslada a Las Vegas, donde adquiere una nueva dimensión al celebrarse coincidiendo con la EDMbiz Conference, una de las principales ferias internacionales especializadas en EDM.
En su última edición, su sede en Las Vegas convocó a más de 300.000 asistentes y el EDC también se celebró en Puerto Rico, Florida (desde 2011), Nueva York (desde 2012) y Chicago (desde 2013). Y de cara a 2014 ya ha anunciado una nueva edición en México DF, de la mano del gigante Ocesa, partner habitual de Live Nation en Latinoamérica.
OTRAS GRANDES MARCAS DE LA ELECTRÓNICA
Afortunadamente, todavía existe vida más allá de los mastrodontes de la música en directo. Me refiero a promotores que, aunque puedan trabajar en estilos más o menos próximos al mainstream, siguen viviendo (y financiándose) al margen de las grandes compañías que cotizan en bolsa. Pequeñas empresas que han construido algunas de las grandes marcas de la electrónica, que cuentan con reconocimiento a nivel global y que han conseguido expandirse a nuevos mercados licenciando sus marcas a promotores locales y aportando su know how:
Ultra Music Festival: el gran festival electrónico que se celebra en Miami desde 1999 – coincidiendo con la Winter Music Conference – ya había iniciado su expansión hacia Latinoamérica con el Ultra_Brasil en Sao Paulo (desde 2011) y el Ultra_Argentina en Buenos Aires (desde 2012). En 2013, además de convocar a más de 350.000 asistentes a su edición de Miami (se celebró dos fines de semana consecutivos), reforzó su presencia en  Latinoamérica con un nuevo evento en Chile, y se extendió a Europa (con un nuevo gran festival en Croacia) y a Corea del Sur. Y esto no parece quedarse ahí; para 2014 ya están confirmados nuevos festivales en Colombia (Bogotá), Japón (Tokio) y Sudáfrica (Johannesburgo y Cape Town).
Sónar: un festival que además de celebrarse en Barcelona desde 1994, viaja por todo el mundo desde 2002. En 2013 celebró su 20 aniversario, demostrando que se encuentra en plena forma y que todavía es capaz de reinventarse y de convocar a 121.000 asistentes (24% más que en la pasada edición)… Ese mismo año, el Festival también viajó a Reykjavik, regresó a Tokio y se estrenó en Osaka. De cara a 2014, además de volver a Cape Town, Tokio y Reykjavik, ya ha anunciado nuevos festivales Sónar en Estocolmo y México D.F.
Mutek: el festival canadiense también ha celebrado ediciones pasadas en diferentes países de Latinoamérica y actualmente, además de Montreal, tiene lugar en México City (desde 2003) y en Barcelona (desde 2010).
En paralelo a este frenético ritmo de crecimiento, hay voces que comienzan hablar de una enorme burbuja en el sector del EDM, responsable de que los cachés de los grandes Djs estén llegando a unos cifras desorbitadas e inasumibles para muchos promotores. No debemos olvidar que siguen siendo unos pocos los Djs que tienen la capacidad de convocatoria que necesitan los grandes festivales: una decena de nombres que, desde hace algunos años, se repiten hasta la saciedad no solo en los diferentes festivales, sino también edición tras edición en un mismo festival. ¿Es esto sostenible a medio y largo plazo?
Me pregunto si estas grandísimas inversiones en la industria del EDM en directo están siendo acompañadas por las necesarias inversiones en el desarrollo de nuevo talento, de manera que, a medio plazo, se generen nuevas grandes estrellas capaces de convocar a miles de asistentes y regenerar las programaciones de los festivales del futuro. De lo contrario, la industria correría el riesgo de envejecer con los Djs-estrella que están llenando los grandes festivales del presente.
Aunque el actual ritmo de crecimiento no será sostenible indefinidamente, la tendencia indica que a corto y medio plazo aparecerán nuevos festivales por todo el mundo y algunos de ellos estarán en condiciones de competir muy fuerte en sus mercados pues contarán con el soporte de las grandes corporaciones del entretenimiento.
Por lo tanto, en el futuro inmediato, habrá que estar muy atento a los a los próximos movimientos estratégicos que puedan producirse… ¿Cuáles serán las nuevas adquisiciones? ¿Venderá SFX su conglomerado EDM como lo hizo en 2000? ¿Seguirá manteniéndose AEG Live (propietaria de Coachella desde 2001) al margen de los festivales de EDM?